Sea un
Experto en Espirometría

ESTIMULACION PRE- Y POST-JUNCIONAL

Estimulación pre- y post-juncionalLos estímulos pueden inducir a broncoconstricción de diversas maneras, que vamos a revisar brevemente. Los factores que causan la hiperrespuesta se pueden dividir en prejuncionales y postjuncionales.
Los mecanismos prejuncionales son aquellos relacionados a la amplificación de los estímulos broncoconstrictores y conducen potencialmente a una desviación hacia la izquierda de la curva dosis-respuesta que se asocia con la hipersensibilidad.
Los factores postjuncionales amplifican la respuesta broncoconstrictora, lo que conduce potencialmente a un aumento de la respuesta máxima y por lo tanto a un estrechamiento exagerado de la vía respiratoria.

Los factores pre- y postjuncionales contribuyen a la hiperrespuesta de las vías respiratorias inferiores. La secreción mucosa y la contracción múscular pueden acompañar a la hipertrofia y a la hiperplasia de las células del músculo liso y de las estructuras glandulares. La congestión vascular, el edema, la infiltración celular y la deposición de colágeno bajo la pared de la vía respiratoria pueden contribuir al estrechamiento de la vía respiratoria.

Estos fenómenos no clarifican cuál es la causa y cuál el efecto en la hiperrespuesta bronquial. No hay evidencia convincente de que el defecto primario está en las células del músculo liso, en el sistema nervioso autonómico, en los mastocitos o en otros elementos de las vías respiratorias [1] o que los defectos conocidos no son secundarios al proceso inflamatorio. Hay cada vez más evidencia de un desorden inmunológico, asociado con un incremento en el número y la actividad de los linfocitos Th2. Las vías respiratorias pueden ser el único órgano diana para una respuesta inmunológica anormal.
La estructura fisiopatológica que se ve en la figura puede ser útil para comprender la hiperrespuesta. Ahora examinaremos cómo la geometría inicial de la vía respiratoria afecta la respuesta mediada en vivo.

  1. Barnes PJ. Neural control of the human airways. Am Rev Respir Dis 1986;134:1289-1314.
Arriba | | | ©Philip H. Quanjer